Santa maría de melque

Santa maría de melque

santa maría de lebeña

The visitable site of Santa María de Melque includes the church, declared an Asset of Cultural Interest with the category of monument, and its surroundings known as «Conjunto de Melque», also declared an Asset of Cultural Interest, with the category of Historical Site. The enclave is located 5 kms. northeast of the municipality of San Martín de Montalbán, Toledo, on a rectangular plot of 25 has. It is the oldest monastic complex preserved in the Iberian Peninsula, built around an ancient Roman villa; as remarkable parts we find a walled enclosure, the houses occupied by the monks, five dams, some of them of Roman origin as the so-called «northwestern» and the church of the same name.

Since its construction, at the end of the 7th or beginning of the 8th century, the community of monks kept the Christian cult, in spite of the Muslim conquest, until the end of the 8th century. The conflicts that occurred during this period led to its reuse as a fortification and during the Islamic period a tower was built over the transept of the church of which remains are preserved.

sant cugat del vallèsmunicipio en españa

La iglesia de Santa María de Melque está construida en piedra de granito cortada de forma irregular, con piezas angulares para fijar algunos ajustes. Los muros, realizados en cantería de tamaño desigual, pero al mismo tiempo muy bien trabajados, son muy robustos y pueden llegar a tener hasta 1,4 metros de espesor.

La planta tiene una disposición en cruz griega con brazos desiguales; el más largo es el que va de este a oeste, que concluye con el ábside cuadrado del interior. Posteriormente, se fueron añadiendo una serie de salas, una a cada lado del citado ábside y otra a los pies del crucero, en el lado izquierdo, que desvirtúan la disposición exterior de la planta en cruz griega.

Sus aberturas para la iluminación, con arcos de herradura apenas cerrados, son bastante pequeñas, lo que se ha interpretado que se debe al temor de un posible derrumbe. Otros quieren ver en este edificio una estructura no sólo religiosa, sino también defensiva, que incluso tiene las esquinas redondeadas.

La decoración interior adopta dos formas: una moldura en relieve, como en el exterior, y un enlucido, cuyos restos se conservan en el arco transversal del sur y que presentan los clásicos motivos arbóreos de la vista que sugieren el califa y el visigodo de la flor de lis y las rosetas.

castillo visigodo

Esta imagen fue publicada originalmente en Flickr por martius en https://www.flickr.com/photos/32179778@N00/112351504. Fue revisada el 14 de mayo de 2007 por FlickreviewR y se confirmó que está licenciada bajo los términos de la cc-by-2.0.

current17:44, 13 May 20072,592 × 1,944 (4.12 MB)Zaqarbal (talk | contribs)Publicado originalmente en Flick [http://www.flickr.com/photos/martius/112351504/]. Cc-by-2.0. Fotógrafo: Manuel M. Vicente. Tomada: 09-Octubre-2004.

Este archivo contiene información adicional, como metadatos Exif, que pueden haber sido añadidos por la cámara digital, el escáner o el programa de software utilizado para crearlo o digitalizarlo. Si el archivo ha sido modificado con respecto a su estado original, es posible que algunos detalles, como la marca de tiempo, no reflejen completamente los del archivo original. La marca de tiempo es tan precisa como el reloj de la cámara, y puede ser completamente errónea.

sant cugat

Se encuentra en el municipio de San Martín de Montalbán, equidistante de las localidades de La Puebla de Montalbán y Gálvez, entre el arroyo Ripas y el río Torcón, afluente del río Tajo.

En la actualidad, se puede visitar la iglesia, que ocupa el centro del conjunto, y el centro de interpretación que se ha instalado en las salas contiguas, también restauradas. El paisaje que se observa desde Santa María es también característico de la zona.

La construcción se inició en el siglo VII, coincidiendo con el final del reino visigodo. Se ha argumentado que la construcción se detuvo con la llegada de los árabes, para ser continuada posteriormente, aunque existe el argumento contrario de que la arquitectura muestra influencia siria (concretamente sirio-umayyad)[2].

Con la conquista de Toledo por el rey Alfonso VI de León y Castilla en 1085, el templo recuperó su función litúrgica sin perder su función militar. Las tumbas antropomórficas situadas al este y los restos de barbacanas son testimonios de este periodo histórico.