Restaurantes en coruña ciudad

Restaurantes en coruña ciudad

Santiago restaurantes

Puede utilizar esta imagen, hasta 30 días después de su descarga (Periodo de Evaluación), únicamente para su revisión y evaluación interna (maquetas y comps) con el fin de determinar si cumple con los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no le permite hacer ningún uso en materiales o productos finales ni ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por ningún medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

Mejores restaurantes coruña

Hablando de los establecimientos gastronómicos más atractivos de La Coruña, en primer lugar hay que mencionar el restaurante Artabria. Este bonito restaurante de lujo ofrece a sus clientes la posibilidad de degustar los platos más populares de la cocina española. Cuenta con su propia bodega, por lo que la carta de vinos es tan extensa como el menú. Por las noches, Artabria suele tener una variedad de entretenimiento, música en vivo, y proporciona un agradable ambiente romántico.

Para los que prefieren relajarse en un lugar más informal, podemos recomendar el restaurante Alborada. El menú se compone también de conocidos platos nacionales; los precios de los productos de marca son aceptables, por lo que muchos visitantes acuden al restaurante para cenar. El restaurante Adega O Bebedeiro sirve hasta altas horas de la noche; su hermoso y amplio salón es perfecto para organizar y celebrar eventos especiales. Además de la cocina española, los chefs no dejan de deleitar a los comensales con interesantes obras maestras de autor. Tanto los gourmets como los aficionados a lo exótico disfrutarán cenando en Adega O Bebedeiro.

Deabejas

Tanto de día como de noche, aquí siempre hay vida. Es una ciudad para pasear y disfrutar, con playas en el centro de la ciudad y, con la Torre de Hércules dominándola, un largo paseo marítimo que da casi toda la vuelta.

El sol se hunde poco a poco en el Atlántico en un paisaje de ensueño, frente al único faro romano del mundo aún en funcionamiento, situado en un parque con esculturas que representan los orígenes legendarios de la torre y de la ciudad: Átrabros, de Arturo Andrade; Breogán, de Xosé Cid; Caronte, de Ramón Conde; Hércules y Gerión, de Tim Behrens y José Espora; y el «Bosque de los Menhires», de Manolo Paz.

La Torre en sí fue construida a principios del siglo II d.C. por el arquitecto de Coimbra, Caius Sevius Lupus. Ahora muestra la fachada que se añadió en 1791 durante la reforma realizada por los ingenieros E. Giannini (autor de los planos) y J. Elejalde.

Tras detenernos en el faro romano y visitarlo, así como sus alrededores, entre los que se encuentra la antigua cárcel de la ciudad, continuaremos por el paseo marítimo hasta el Acuario Finisterrae, que merece la pena visitar por las especies que contiene y las vistas que ofrece sobre el mar. Continuaremos hasta llegar al inicio de la playa del Orzán, desde donde podemos seguir a pie hasta llegar al estadio de fútbol de Riazor, un verdadero templo del deporte para los habitantes de la zona, con un equipo que ha ido a más en los últimos años. Desde aquí tenemos unas espléndidas vistas a la Torre o al Obelisco del Milenio.

Nado coruña

El cefalópodo de ocho brazos es un alimento muy popular en varios países del mundo. Además, es un plato bastante versátil que se puede encontrar asado, al vapor, guisado, a la barbacoa o servido crudo como sushi o ceviche. En Japón, hay un plato de pulpo que se corta en trozos pequeños y se mezcla con una masa para hacer bolas de pulpo. Pero de todas las versiones del pulpo, la de Galicia es la más conocida. No tengo ni idea de si eso es cierto, pero es la única versión del pulpo que conozco que lleva el nombre del lugar de donde procede. Así que en cualquier restaurante español, si el pulpo está en el menú, lo más probable es que se sirva como pulpo a la gallega, que significa pulpo a la gallega.

Como ya está cortado en trozos de un bocado, basta con un palillo para comerlo. Y estos estaban deliciosos. El pulpo estaba cocido en su punto y estaba súper tierno. La parte blanca y carnosa casi se deshacía en la boca y me gustó el contraste de textura con la piel exterior. Por sí solo, creo que el pulpo tiene un sabor suave. Pero servido a la gallega, la sal, el aceite de oliva y el pimentón le dan un toque sabroso. Y poder absorber los jugos del pulpo mezclados con el aceite y el pimentón con un poco de pan crujiente fue un plus.