Reflexiones de la vida dura

Reflexiones de la vida dura

Reflexión sobre uno mismo

La autorreflexión es como mirarse en un espejo y describir lo que se ve. Es una forma de evaluarse a sí mismo, a su forma de trabajar y a su forma de estudiar. En pocas palabras, «reflexión» significa pensar en algo. La reflexión y la redacción de un escrito autorreflexivo se están convirtiendo en un elemento cada vez más importante para cualquier forma de estudio o aprendizaje.

La reflexión te ayuda a desarrollar tus habilidades y a revisar su eficacia, en lugar de seguir haciendo las cosas como siempre las has hecho. Se trata de cuestionar, de forma positiva, lo que se hace y por qué se hace y decidir si hay una forma mejor o más eficiente de hacerlo en el futuro.

En cualquier función, ya sea en casa o en el trabajo, la reflexión es una parte importante del aprendizaje. No usarías una receta por segunda vez si el plato no funcionó la primera vez, ¿verdad?  Ajustarías la receta o encontrarías una nueva y, con suerte, mejor. Cuando aprendemos, podemos estancarnos en una rutina que puede no funcionar eficazmente. Pensar en tus propias habilidades puede ayudarte a identificar los cambios que podrías necesitar.

Consejos de autorreflexión

Ayer estuve con una vieja amiga. Fue maravilloso ponerme al día y escuchar cómo ha influido en su vida una decisión importante que tomó. Hace once años, dejó la universidad y se alistó en la Marina. Tenía una beca completa en la universidad a la que habían asistido su hermano, su hermana y sus padres, así que su decisión fue una sorpresa. Ahora, más de una década después, no se arrepiente. Su paso por la Marina le ha dado una visión, una sabiduría y una fuerza que no sabía que tenía. La decisión que tomó cuando sólo tenía veinte años es una que la ha bendecido y sigue fomentando su crecimiento y desarrollo, convirtiéndose en la persona que cree que Dios quiere que sea.

Eso es lo que me gustaría de cada decisión que tomo: que siga creciendo hasta convertirme en la persona que Dios quiere que sea. Hay decisiones que no parecen afectar a esto de una manera u otra, pero un cambio importante en la vida -como un cambio de trabajo o de carrera o de educación- es totalmente diferente. Estas decisiones reflejan nuestros deseos más profundos y afectarán a nuestras vidas durante los próximos años.

El poder de la autorreflexión

La investigación ha demostrado que la reflexión aumenta la productividad. Sin embargo, pocos líderes le dedican tiempo. ¿Por qué? En primer lugar, a menudo no saben por dónde empezar. Puedes ser más reflexivo practicando unos sencillos pasos. Empiece por identificar algunas preguntas importantes. Algunas posibilidades: ¿Qué está evitando? ¿Cómo está ayudando a sus colegas a alcanzar sus objetivos? ¿Cómo no estás ayudando o incluso obstaculizando su progreso? A continuación, selecciona un proceso de reflexión que te funcione. Puedes sentarte, caminar, montar en bicicleta o estar de pie, solo o con un compañero, escribiendo, hablando o pensando. Y luego programe tiempo en su calendario para hacerlo. Empieza con algo pequeño. Si una hora de reflexión te parece demasiado, prueba con 10 minutos. Quédate quieto. Piensa. Considera múltiples perspectivas. Observa lo contrario de lo que crees inicialmente.  No tiene que gustarle ni estar de acuerdo con todos sus pensamientos, simplemente piense y examine su pensamiento.

Cuando la gente se entera de que soy un coach ejecutivo, a menudo me preguntan quiénes son mis clientes más difíciles. ¿Líderes inexpertos? ¿Líderes senior que creen saberlo todo? ¿Líderes que intimidan y menosprecian a los demás? ¿Los líderes que eluden la responsabilidad?

El arte de la autorreflexión

Y aunque esta afirmación es cierta, la autorreflexión no es necesariamente algo fácil de practicar. Vivimos en un mundo increíblemente acelerado. Nuestros teléfonos móviles no paran de zumbar, las redes sociales nos llaman infinitamente y Netflix siempre tiene algo nuevo que ver.

En pocas palabras, la autorreflexión (también conocida como «reflexión personal») consiste en tomarse el tiempo necesario para pensar, meditar, evaluar y reflexionar seriamente sobre nuestros comportamientos, pensamientos, actitudes, motivaciones y deseos. Es el proceso de bucear en tus pensamientos, emociones y motivaciones y determinar el gran «¿Por qué?» que hay detrás de ellos.

La reflexión personal te permite analizar tu vida tanto a nivel macro como micro. A nivel macro, puedes evaluar la trayectoria general de tu vida. Puedes ver hacia dónde te diriges, determinar si estás contento con la dirección y hacer los ajustes necesarios.

«La reflexión es una forma más profunda de aprendizaje que nos permite retener todos los aspectos de cualquier experiencia, ya sea personal o profesional -por qué ocurrió algo, cuál fue el impacto, si debería volver a ocurrir-, en lugar de limitarse a recordar que ocurrió. Se trata de aprovechar todos los aspectos de la experiencia, clarificar nuestro pensamiento y perfeccionar lo que realmente nos importa».