Que es la ansiedad social

Que es la ansiedad social

¿se puede curar la ansiedad social?

Si lleva sintiéndose así durante al menos seis meses y estos sentimientos le dificultan las tareas cotidianas -como hablar con la gente en el trabajo o en la escuela-, es posible que padezca un trastorno de ansiedad social.

El trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social) es una enfermedad mental. Se trata de un miedo intenso y persistente a ser observado y juzgado por los demás. Este miedo puede afectar al trabajo, a los estudios y a otras actividades cotidianas. Incluso puede dificultar el hacer y mantener amigos. Pero el trastorno de ansiedad social no tiene por qué impedirle alcanzar su potencial. El tratamiento puede ayudarte a superar los síntomas.

«En la escuela, siempre tenía miedo de que me preguntaran, incluso cuando sabía las respuestas. No quería que la gente pensara que era estúpida o aburrida. Mi corazón latía con fuerza y me sentía mareado y enfermo. Cuando conseguía un trabajo, odiaba reunirme con mi jefe o hablar en una reunión. No pude asistir a la recepción de la boda de mi mejor amigo porque me daba miedo tener que conocer a gente nueva. Intentaba calmarme bebiendo varios vasos de vino antes de un evento y luego empecé a beber todos los días para intentar afrontar lo que tenía que hacer.»

Síntomas de la ansiedad social

Algunas personas quieren relacionarse pero no se atreven. Son tímidas o realmente tienen fobia a los juicios de los demás y por eso evitan el contacto social. Pero, ¿por qué somos como somos y podemos cambiar nuestras necesidades y miedos sociales?

La mayoría de las personas pueden sentirse incómodas o ansiosas en determinadas situaciones sociales. Esta sensación se conoce comúnmente como timidez. Un término más clínico para ella es ansiedad social. Según el psicólogo Erik Hedman, investigador del Departamento de Neurociencia Clínica, no hay nada extraordinario ni patológico en ello. Es una sensación que surge del miedo a ser juzgado (y en el peor de los casos condenado) por otras personas. Probablemente tenga una explicación evolutiva.

El trastorno de ansiedad social está fuertemente relacionado con el sentimiento de vergüenza, una condena de uno mismo. Así lo indica un estudio que Erik Hedman ha realizado junto con sus colegas. El estudio muestra que cuando las personas con trastorno de ansiedad social reciben terapia cognitivo-conductual (TCC), sus sentimientos de vergüenza disminuyen.

¿tengo ansiedad social?

Si lleva sintiéndose así durante al menos seis meses y estos sentimientos le dificultan las tareas cotidianas -como hablar con la gente en el trabajo o en la escuela-, es posible que padezca un trastorno de ansiedad social.

El trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social) es una enfermedad mental. Se trata de un miedo intenso y persistente a ser observado y juzgado por los demás. Este miedo puede afectar al trabajo, a los estudios y a otras actividades cotidianas. Incluso puede dificultar el hacer y mantener amigos. Pero el trastorno de ansiedad social no tiene por qué impedirle alcanzar su potencial. El tratamiento puede ayudarte a superar los síntomas.

«En la escuela, siempre tenía miedo de que me preguntaran, incluso cuando sabía las respuestas. No quería que la gente pensara que era estúpida o aburrida. Mi corazón latía con fuerza y me sentía mareado y enfermo. Cuando conseguía un trabajo, odiaba reunirme con mi jefe o hablar en una reunión. No pude asistir a la recepción de la boda de mi mejor amigo porque me daba miedo tener que conocer a gente nueva. Intentaba calmarme bebiendo varios vasos de vino antes de un evento y luego empecé a beber todos los días para intentar afrontar lo que tenía que hacer.»

Cómo tratar la ansiedad social

Si lleva sintiéndose así durante al menos seis meses y estos sentimientos le dificultan las tareas cotidianas -como hablar con la gente en el trabajo o en la escuela-, es posible que padezca un trastorno de ansiedad social.

El trastorno de ansiedad social (también llamado fobia social) es una enfermedad mental. Se trata de un miedo intenso y persistente a ser observado y juzgado por los demás. Este miedo puede afectar al trabajo, a los estudios y a otras actividades cotidianas. Incluso puede dificultar el hacer y mantener amigos. Pero el trastorno de ansiedad social no tiene por qué impedirle alcanzar su potencial. El tratamiento puede ayudarte a superar los síntomas.

«En la escuela, siempre tenía miedo de que me preguntaran, incluso cuando sabía las respuestas. No quería que la gente pensara que era estúpida o aburrida. Mi corazón latía con fuerza y me sentía mareado y enfermo. Cuando conseguía un trabajo, odiaba reunirme con mi jefe o hablar en una reunión. No pude asistir a la recepción de la boda de mi mejor amigo porque me daba miedo tener que conocer a gente nueva. Intentaba calmarme bebiendo varios vasos de vino antes de un evento y luego empecé a beber todos los días para intentar afrontar lo que tenía que hacer.»