Propiedades de la chía y el lino

Propiedades de la chía y el lino

beneficios de las semillas de lino

Las semillas, como las de chía, lino y cáñamo, están de moda. Probablemente las haya visto en el supermercado. Hay muchas razones por las que se han vuelto tan populares. Estas diminutas semillas contienen una gran cantidad de nutrientes en un paquete pequeño. Estos alimentos nutritivos son una gran fuente de proteínas de origen vegetal, fibra, ácidos grasos saludables y una variedad de minerales. Contienen ácidos grasos omega-3 llamados ácido alfa linolénico, que ayudan a mejorar la función cerebral y refuerzan el sistema inmunitario. He aquí tres semillas populares y su comparación.

Uno de los beneficios para la salud de las semillas de chía es su potente aporte de fibra, con 8 gramos de fibra en sólo 2 cucharadas de semillas de chía. La mayor parte de la fibra es soluble, lo que ayuda a reducir el colesterol, controlar los azúcares en sangre y regular la digestión. Las semillas de chía tienen ácidos grasos Omega-3 saludables que pueden reducir el colesterol y promover la salud cardiovascular. Las semillas de chía también son una buena fuente de calcio y magnesio.

Son una de las mejores fuentes de un antioxidante llamado lignanos, que puede proteger contra el cáncer. Al igual que las semillas de chía, las de lino también contienen ácidos grasos Omega-3 beneficiosos. También son una buena fuente de fósforo y magnesio.

¿se pueden juntar las semillas de chía y las de lino en un batido?

Las semillas de lino irrumpieron en la escena nutricional hace unos años, y ahora se pueden encontrar en todas partes, incluso en la harina, el pan y los cereales. Pero la chía es la nueva estrella de la ciudad: esta diminuta semilla era importante para los mayas y los aztecas y se está haciendo cada vez más popular en los tiempos modernos. Se han estudiado sus efectos sobre la pérdida de peso, la diabetes y la salud del corazón, aunque los resultados son todavía preliminares. Entonces, ¿qué semilla debe elegir? A continuación lo desglosamos. Toda la información nutricional se basa en 28 gramos de semillas secas.

Proteínas: Espolvorear estas pequeñas semillas en tu comida puede aumentar tu consumo de proteínas. La chía y el lino tienen aproximadamente la misma cantidad por onza, con 4,4 gramos y 5,1 gramos respectivamente. Sin embargo, la chía es una de las pocas fuentes vegetales que es una proteína completa, lo que significa que contiene todos los aminoácidos necesarios para la formación de proteínas. No es necesario consumir sólo proteínas completas si obtienes proteínas en tu dieta de una variedad de fuentes, pero ayuda¡ Calcio: Una onza de semillas de lino proporciona el siete por ciento de su valor diario (VD) de calcio saludable para los huesos, pero las semillas de chía tienen más del doble: 177 miligramos o el 18 por ciento de su VD.Fósforo: El calcio no es el único mineral bueno para la salud: el fósforo también es esencial para la formación de huesos y dientes. Una onza de lino te aportará 180 miligramos de lino o el 18% de tu ingesta diaria recomendada, pero la chía te dará la friolera del 27% con sus 265 miligramos de fósforo.Cobre: El cobre es un oligoelemento importante para la formación de glóbulos rojos, y tanto la chía como el lino son fuentes. Sin embargo, la chía sólo tiene un poco, con un 3% de la ingesta diaria recomendada, mientras que el lino tiene un 17%.

semillas de lino

La gente ha consumido semillas de chía y linaza desde la antigüedad. Las semillas de chía proceden de una planta del desierto que crece en el suroeste de Estados Unidos y México. El pueblo azteca creía que comer las semillas proporcionaba un impulso de energía. Las semillas de lino proceden de la planta herbácea del lino. Su origen se remonta a Babilonia y se cree que tienen propiedades medicinales.

Las semillas son una buena fuente de fibra, vitaminas, minerales y grasas poliinsaturadas saludables para el corazón. A diferencia de las semillas de lino, el cuerpo puede absorber los nutrientes de las semillas de chía enteras. Las semillas de lino, sin embargo, no pueden ser digeridas en su totalidad. Hay que molerlas para que los nutrientes estén disponibles para el cuerpo.

Estas semillas han vuelto a aparecer en el siglo XXI porque aportan ácido alfa-linolénico (ALA), un ácido graso omega-3. Los ácidos grasos omega-3 se utilizan para formar las membranas celulares, así como moléculas de señalización, y pueden reducir la inflamación. Además, el ALA no se puede fabricar en el cuerpo. Procede de los alimentos. Otras fuentes de ALA son los alimentos vegetales como el aceite de canola, las nueces negras y el aceite de soja.

la linaza de bob’s red mill…

La gente ha consumido semillas de chía y linaza desde la antigüedad. Las semillas de chía provienen de una planta del desierto que crece en el suroeste de Estados Unidos y México. El pueblo azteca creía que comer las semillas proporcionaba un impulso de energía. Las semillas de lino proceden de la planta herbácea del lino. Su origen se remonta a Babilonia y se cree que tienen propiedades medicinales.

Las semillas son una buena fuente de fibra, vitaminas, minerales y grasas poliinsaturadas saludables para el corazón. A diferencia de las semillas de lino, el cuerpo puede absorber los nutrientes de las semillas de chía enteras. Las semillas de lino, sin embargo, no pueden ser digeridas en su totalidad. Hay que molerlas para que los nutrientes estén disponibles para el cuerpo.

Estas semillas han vuelto a aparecer en el siglo XXI porque aportan ácido alfa-linolénico (ALA), un ácido graso omega-3. Los ácidos grasos omega-3 se utilizan para formar las membranas celulares, así como moléculas de señalización, y pueden reducir la inflamación. Además, el ALA no se puede fabricar en el cuerpo. Procede de los alimentos. Otras fuentes de ALA son los alimentos vegetales como el aceite de canola, las nueces negras y el aceite de soja.