Estados fisicos de la materia

Estados fisicos de la materia

13 estados de la materia

En física, la materia puede definirse como cualquier sustancia que tenga masa y ocupe espacio. Un estado de la materia es una de las distintas formas que adopta la materia. En la vida cotidiana se pueden observar cuatro estados de la materia:

El estado físico de la materia influirá en los riesgos que plantea y en la forma de tratarla eficazmente en el incidente. Esto se refiere tanto al estado físico del material a temperatura ambiente como al estado en el que se almacena o transporta. Por ejemplo, los gases se almacenan a presión y, si se almacenan a una presión suficiente, se licuarán.

En un sólido, las partículas (iones, átomos o moléculas) están muy juntas. Las fuerzas entre las partículas son muy fuertes, por lo que éstas no pueden moverse libremente, sino que sólo pueden vibrar. Por ello, un sólido tiene una forma estable y definida, y un volumen definido. Los sólidos sólo pueden cambiar su forma por la fuerza, como cuando se rompen o se cortan.

Los sólidos necesitan más ayuda para desplazarse a mayores distancias y, en general, son más fáciles de contener. En caso de incendio, es importante tener en cuenta la superficie del sólido. En otras palabras, los polvos arden más fácilmente que los bloques sólidos de material.

3 estados de la materia

Los cuatro estados comunes de la materia. En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda, son el sólido, el líquido, el plasma y el gas, representados por una escultura de hielo, una gota de agua, el arco eléctrico de una bobina de tesla y el aire que rodea a las nubes, respectivamente.

Históricamente, la distinción se basa en las diferencias cualitativas de las propiedades. La materia en estado sólido mantiene un volumen y una forma fijos, con las partículas que la componen (átomos, moléculas o iones) muy juntas y fijas en su lugar. La materia en estado líquido mantiene un volumen fijo, pero tiene una forma variable que se adapta a su contenedor. Sus partículas siguen estando juntas, pero se mueven libremente. La materia en estado gaseoso tiene tanto un volumen como una forma variable, adaptándose a su contenedor. Sus partículas no están ni juntas ni fijas. La materia en estado de plasma tiene volumen y forma variables, y contiene átomos neutros, así como un número significativo de iones y electrones, que pueden moverse libremente.

En un sólido, las partículas que lo componen (iones, átomos o moléculas) están muy juntas. Las fuerzas entre las partículas son tan fuertes que éstas no pueden moverse libremente, sino que sólo pueden vibrar. Por ello, un sólido tiene una forma estable y definida y un volumen determinado. Los sólidos sólo pueden cambiar su forma por una fuerza exterior, como cuando se rompen o se cortan.

fases de la materia

Un estado de la materia es una de las distintas formas que adoptan las diferentes fases de la materia. En la vida cotidiana se pueden observar cuatro estados de la materia: sólido, líquido, gas y plasma. Se conocen muchos otros estados, como los condensados de Bose-Einstein y la materia degenerada por los neutrones, pero sólo se dan en situaciones extremas, como la materia ultra fría o ultra densa. Otros estados, como los plasmas de quark-gluón, se consideran posibles, pero por ahora siguen siendo teóricos.

Históricamente, la distinción se basa en las diferencias cualitativas de las propiedades. La materia en estado sólido mantiene un volumen y una forma fijos, con las partículas que la componen (átomos, moléculas o iones) muy juntas y fijas en su lugar. La materia en estado líquido mantiene un volumen fijo, pero tiene una forma variable que se adapta a su contenedor. Sus partículas siguen estando juntas, pero se mueven libremente. La materia en estado gaseoso tiene tanto un volumen como una forma variable, adaptándose a su contenedor. Sus partículas no están juntas ni fijas. La materia en estado de plasma tiene volumen y forma variables, pero además de átomos neutros, contiene un número importante de iones y electrones, que pueden moverse libremente. El plasma es la forma más común de materia visible en el universo[1].

animación del estado de la materia

Los cuatro estados comunes de la materia. En el sentido de las agujas del reloj, desde la parte superior izquierda, son el sólido, el líquido, el plasma y el gas, representados por una escultura de hielo, una gota de agua, el arco eléctrico de una bobina de tesla y el aire que rodea a las nubes, respectivamente.

Históricamente, la distinción se basa en las diferencias cualitativas de las propiedades. La materia en estado sólido mantiene un volumen y una forma fijos, con las partículas que la componen (átomos, moléculas o iones) muy juntas y fijas en su lugar. La materia en estado líquido mantiene un volumen fijo, pero tiene una forma variable que se adapta a su contenedor. Sus partículas siguen estando juntas, pero se mueven libremente. La materia en estado gaseoso tiene tanto un volumen como una forma variable, adaptándose a su contenedor. Sus partículas no están ni juntas ni fijas. La materia en estado de plasma tiene volumen y forma variables, y contiene átomos neutros, así como un número significativo de iones y electrones, que pueden moverse libremente.

En un sólido, las partículas que lo componen (iones, átomos o moléculas) están muy juntas. Las fuerzas entre las partículas son tan fuertes que éstas no pueden moverse libremente, sino que sólo pueden vibrar. Por ello, un sólido tiene una forma estable y definida y un volumen determinado. Los sólidos sólo pueden cambiar su forma por una fuerza exterior, como cuando se rompen o se cortan.