El olfato y sus partes

El olfato y sus partes

El olfato y sus partes online

epitelio olfativo

ResumenEl olfato suele considerarse una percepción accesoria en los primates, que parecen tan dominados por su sentido de la vista. En este artículo, describiremos algunos aspectos de la importancia del olfato para la vida humana y especularemos sobre los factores evolutivos que contribuyen a mantenerlo vivo. A continuación, esbozaremos la arquitectura funcional de las neuronas sensoriales olfativas y sus vías de transducción de señales, que son los principales detectores que hacen posible la percepción olfativa. A lo largo del árbol filogenético, las neuronas olfativas, en su extremo apical, están decoradas con cilios o con microvellosidades. Se desconoce el significado de esta dicotomía. En general, se supone que las neuronas olfativas de los mamíferos son únicamente de tipo ciliar. Sin embargo, la existencia de las llamadas células microvílicas olfativas en los mamíferos está bien documentada, pero su naturaleza sigue siendo poco clara y su función huérfana. En este artículo se discute la posibilidad de que en el epitelio olfativo principal de los mamíferos existan simultáneamente células sensoriales ciliadas y microvílicas. Revisamos las pruebas relacionadas con esta hipótesis y nos preguntamos qué función podrían tener las células microvílicas olfativas y qué mecanismos de señalización utilizan.

->  Como hacer una biografia personal

El olfato y sus partes 2021

Ol

bulbo olfativo

Las moléculas que activan el sentido del olfato (el nombre técnico es olfacción) se transmiten por el aire; entran en el cuerpo a través de la nariz y la boca y se adhieren a las células receptoras que recubren las membranas mucosas en la parte posterior de la nariz. En los seres humanos, hay millones de células de este tipo, pero sólo varios cientos (400 es una buena estimación) de tipos diferentes de receptores olfativos.

Algo que hace que el olfato sea único entre los sentidos es que sus células receptoras son a su vez neuronas. Cada célula receptora olfativa tiene unos filamentos llamados cilios, con receptores diseñados para unirse a moléculas específicas. Como todas las neuronas, la célula también proyecta una fibra más gruesa llamada axón. Los axones se unen en el nervio olfativo y van directamente al cerebro.

->  Tecnicas para dejar de fumar

Cada vez que una molécula detectable, o un odorante, se une a un receptor olfativo, genera un pequeño impulso eléctrico. Cuando estas corrientes entran en la compleja red del cerebro, éste puede reconocer rápidamente (a veces en sólo dos o tres sinapsis, en una décima de segundo) el olor.