Croquetas de calabaza y queso

Croquetas de calabaza y queso

Receta de croquetas de calabaza

La kaboccha, una calabaza de invierno japonesa, es un alimento básico en la cocina japonesa. Aparece en muchos platos diferentes, pero una de las formas favoritas de disfrutar de la kaboccha es en forma de croqueta, que en japonés se llama korokke.  El korokke tradicional japonés se elabora con patatas y a menudo se mezcla con ingredientes como carne picada, cebollas, maíz u otras verduras, o condimentos de curry.

El korokke de kaboccha está hecho enteramente de kaboccha y, en el caso de esta receta, de cebollas amarillas. Se condimenta simplemente con sal y pimienta, pero está repleto de sabor. Los korokke se empanan en pan rallado y se fríen. Se pueden degustar tal cual o bañados en una sencilla salsa al estilo tonkatsu.

Una salsa común para mojar el korokke de kabocha es una combinación de partes iguales de salsa okonomiyaki o salsa tonkatsu embotellada y ketchup. La salsa okonomiyaki es ligeramente más dulce que la salsa tonkatsu, pero ambas pueden utilizarse indistintamente para esta receta, dependiendo de lo que tenga en stock o de su preferencia de sabor. También puede rociar la salsa tonkatsu sobre el korokke de kabocha, o comerlo solo, sin ninguna salsa, ya que es perfecto por sí solo.

Croquetas de calabaza

– 400g Zucca poco acquosa (tipo delica o mantovana), senza buccia e tagliata a fette- 200g Patatas- 20g Queso rallado- 1 Huevo- Perejil picado – Sal, Pimienta- Scamorza cocida en dados- 70g Harina de maíz para recubrir- 20g Parmigiano grattugiato

Estas croquetas son deliciosas, fáciles y muy rápidas. Las hago muy a menudo porque a los niños les encantan. Si haces esta receta para tus hijos, cocina las croquetas en el horno y serán más sanas y ligeras.

NB si decides freír las croquetas y quieres prepararlas con antelación no las metas en la nevera porque absorberán demasiada humedad. Yo suelo freír mis croquetas en cuanto están listas. También puedes congelarlas y guardarlas en el congelador. Cuando quieras cocinar las croquetas, añádelas a una sartén con aceite hondo a temperatura media sin descongelar y fríelas hasta que estén crujientes y doradas.

Croquetas de calabaza japonesas

La kaboccha, una calabaza de invierno japonesa, es un alimento básico en la cocina japonesa. Aparece en muchos platos diferentes, pero una de las formas favoritas de disfrutar de la kaboccha es en forma de croqueta, que en japonés se llama korokke.  El korokke tradicional japonés se elabora con patatas y a menudo se mezcla con ingredientes como carne picada, cebollas, maíz u otras verduras, o condimentos de curry.

El korokke de kaboccha está hecho enteramente de kaboccha y, en el caso de esta receta, de cebollas amarillas. Se condimenta simplemente con sal y pimienta, pero está repleto de sabor. Los korokke se empanan en pan rallado y se fríen. Se pueden degustar tal cual o bañados en una sencilla salsa al estilo tonkatsu.

Una salsa común para mojar el korokke de kabocha es una combinación de partes iguales de salsa okonomiyaki o salsa tonkatsu embotellada y ketchup. La salsa okonomiyaki es ligeramente más dulce que la salsa tonkatsu, pero ambas pueden utilizarse indistintamente para esta receta, dependiendo de lo que tenga en stock o de su preferencia de sabor. También puede rociar la salsa tonkatsu sobre el korokke de kabocha, o comerlo solo, sin ninguna salsa, ya que es perfecto por sí solo.

Ingredientes de las croquetas de calabaza

– 400g Zucca poco acquosa (tipo delica o mantovana), senza buccia e tagliata a fette- 200g Patatas- 20g Queso rallado- 1 Huevo- Perejil picado – Sal, Pimienta- Scamorza cocida en dados- 70g Harina de maíz para recubrir- 20g Parmigiano grattugiato

Estas croquetas son deliciosas, fáciles y muy rápidas. Las hago muy a menudo porque a los niños les encantan. Si haces esta receta para tus hijos, cocina las croquetas en el horno y serán más sanas y ligeras.

NB si decides freír las croquetas y quieres prepararlas con antelación no las metas en la nevera porque absorberán demasiada humedad. Yo suelo freír mis croquetas en cuanto están listas. También puedes congelarlas y guardarlas en el congelador. Cuando quieras cocinar las croquetas, añádelas a una sartén con aceite hondo a temperatura media sin descongelar y fríelas hasta que estén crujientes y doradas.