Telescopio de rayos x

Telescopio de rayos x

nombre del telescopio de rayos x

La órbita elíptica de Chandra lleva a la nave a una altitud de aproximadamente 139.000 km, más de un tercio de la distancia a la Luna. Averigua la posición actual de Chandra en relación con la superficie de la Tierra desde el applet Eyes on the Solar System de la NASA/JPL. Nuestro Tutorial de Seguimiento de Satélites también te muestra cómo es la órbita de Chandra.

Operando en el espacio desde 1999, Chandra detecta e imagina fuentes de rayos X que se encuentran dentro de nuestro Sistema Solar hasta aquellas que están a miles de millones de años luz. Los resultados de Chandra ayudan a explorar los fenómenos de alta energía y proporcionan información sobre la estructura y la evolución del Universo.  Más información en

El Observatorio consta de tres partes principales: (1) el telescopio de rayos X, cuyos espejos enfocan los rayos X de los objetos celestes; (2) los instrumentos científicos que registran los rayos X para poder producir y analizar imágenes de rayos X; y (3) la nave espacial, que proporciona el entorno necesario para que el telescopio y los instrumentos funcionen.

La inusual órbita de Chandra se consiguió tras su despliegue gracias a un sistema de propulsión incorporado que impulsó al observatorio hasta una órbita terrestre elevada. Esta órbita, que tiene la forma de una elipse, lleva a la nave espacial más de un tercio del camino hacia la Luna antes de volver a su máxima aproximación a la Tierra, de 9.942 millas.  Más información:

ejemplo de telescopio de rayos x

Un telescopio de rayos X (XRT) es un telescopio diseñado para observar objetos remotos en el espectro de rayos X. Para superar la atmósfera terrestre, que es opaca a los rayos X, los telescopios de rayos X deben montarse en cohetes, globos o satélites artificiales a gran altura.

Los elementos básicos del telescopio son la óptica (de enfoque o colimación), que recoge la radiación que entra en el telescopio, y el detector, en el que se recoge y mide la radiación. Se han utilizado diferentes diseños y tecnologías para estos elementos.

Muchos de los telescopios existentes en los satélites están compuestos por múltiples copias o variaciones de un sistema detector-telescopio, cuyas capacidades se suman o complementan entre sí y elementos adicionales fijos o desmontables[1][2] (filtros, espectrómetros) que añaden funcionalidades al instrumento.

La utilización de espejos de rayos X permite enfocar la radiación incidente en el plano del detector. Se han sugerido o empleado diferentes geometrías (por ejemplo, Kirkpartick-Baez u ojo de langosta), pero casi la totalidad de los telescopios existentes emplean alguna variación del diseño Wolter I.[cita requerida] Las limitaciones de este tipo de óptica de rayos X dan lugar a campos de visión mucho más estrechos (normalmente <1 grado) que los telescopios visibles o UV.

definición de telescopio de rayos x

La creación de un telescopio para visualizar y enfocar rayos X podría parecer una tarea fácil. Después de todo, los científicos enfocan la luz todo el tiempo. De hecho, las lentes están a nuestro alrededor todos los días. La gente usa gafas y lentes de contacto para corregir su visión. Las cámaras utilizan lentes para enfocar la luz en un detector (como los CCD o la película) para capturar una imagen. Los telescopios como el Hubble toman imágenes de los objetos del cosmos.

Sin embargo, los rayos X son tan energéticos (y tienen una longitud de onda tan pequeña) que tienden a atravesar la mayoría de las cosas, incluidos los espejos. Si se disparara un haz de rayos X directamente a un espejo, la mayoría de ellos lo atravesarían; ni siquiera se vería que el espejo está ahí.

La orientación de las lentes y los espejos de un telescopio tradicional no funciona para la astronomía de rayos X. Sin embargo, si un rayo X apenas roza la superficie del espejo, se reflejará, comportándose como lo haría un fotón óptico. Los ángulos en los que puede rebotar un rayo X en un espejo de ese modo se denominan «incidencia rasante».

Sin embargo, al girar los espejos de lado, queda un gran agujero en el centro del telescopio donde estaba el espejo, por lo que el telescopio pierde muchos rayos X. Para resolver este problema, los telescopios de rayos X utilizan espejos cilíndricos y los anidan, uno dentro de otro.

telescopio de rayos x chandra

Un telescopio de rayos X (XRT) es un telescopio diseñado para observar objetos remotos en el espectro de rayos X. Para superar la atmósfera terrestre, que es opaca a los rayos X, los telescopios de rayos X deben montarse en cohetes, globos o satélites artificiales a gran altura.

Los elementos básicos del telescopio son la óptica (de enfoque o colimación), que recoge la radiación que entra en el telescopio, y el detector, en el que se recoge y mide la radiación. Se han utilizado diferentes diseños y tecnologías para estos elementos.

Muchos de los telescopios existentes en los satélites están compuestos por múltiples copias o variaciones de un sistema detector-telescopio, cuyas capacidades se suman o complementan entre sí y elementos adicionales fijos o desmontables[1][2] (filtros, espectrómetros) que añaden funcionalidades al instrumento.

La utilización de espejos de rayos X permite enfocar la radiación incidente en el plano del detector. Se han sugerido o empleado diferentes geometrías (por ejemplo, Kirkpartick-Baez u ojo de langosta), pero casi la totalidad de los telescopios existentes emplean alguna variación del diseño Wolter I.[cita requerida] Las limitaciones de este tipo de óptica de rayos X dan lugar a campos de visión mucho más estrechos (normalmente <1 grado) que los telescopios visibles o UV.