Proceso evolutivo del hombre

Proceso evolutivo del hombre

gráfico de la línea de tiempo de la evolución humana

La evolución humana es el proceso evolutivo dentro de la historia de los primates que condujo a la aparición del Homo sapiens como especie diferenciada de la familia de los homínidos, que incluye a los grandes simios. Este proceso implicó el desarrollo gradual de rasgos como el bipedismo humano y el lenguaje,[1] así como el mestizaje con otros homininos, lo que indica que la evolución humana no fue lineal sino un entramado[2][3][4][5].

En el estudio de la evolución humana intervienen varias disciplinas científicas, como la antropología física, la antropología evolutiva, la primatología, la arqueología, la paleontología, la neurobiología, la etología, la lingüística, la psicología evolutiva, la embriología y la genética[6][7] Los estudios genéticos demuestran que los primates se separaron de otros mamíferos hace unos 85 millones de años, en el Cretácico Superior, y los primeros fósiles aparecen en el Paleoceno, hace unos 55 millones de años[8].

Dentro de la superfamilia Hominoidea, la familia Hominidae (grandes simios) divergió de la familia Hylobatidae (gibones) hace unos 15-20 millones de años; la subfamilia Homininae (simios africanos) divergió de Ponginae (orangutanes[a]) hace unos 14 millones de años; la tribu Hominini (que incluye a los humanos, los australopitecos y los chimpancés) se separó de la tribu Gorillini (gorilas) hace 8-9 millones de años; y, a su vez, las subtribus Hominina (humanos y ancestros bípedos extintos) y Panina (chimpancés) se separaron hace 4-7 millones de años. [9]

futura evolución humana

La genética evolutiva humana estudia las diferencias entre un genoma humano y otro, el pasado evolutivo que dio lugar al genoma humano y sus efectos actuales. Las diferencias entre genomas tienen implicaciones y aplicaciones antropológicas, médicas, históricas y forenses. Los datos genéticos pueden aportar importantes conocimientos sobre la evolución humana.

Los biólogos clasifican a los humanos, junto con otras pocas especies, como grandes simios (especies de la familia Hominidae). Los Hominidae vivos incluyen dos especies distintas de chimpancé (el bonobo, Pan paniscus, y el chimpancé, Pan troglodytes), dos especies de gorila (el gorila occidental, Gorilla gorilla, y el gorila oriental, Gorilla graueri), y dos especies de orangután (el orangután de Borneo, Pongo pygmaeus, y el orangután de Sumatra, Pongo abelii). Los grandes simios con la familia Hylobatidae de los gibones forman la superfamilia Hominoidea de los simios.

Los simios, a su vez, pertenecen al orden de los primates (>400 especies), junto con los monos del Viejo Mundo, los del Nuevo Mundo y otros. Los datos del ADN mitocondrial (ADNmt) y del ADN nuclear (ADNn) indican que los primates pertenecen al grupo de los Euarchontoglires, junto con los Rodentia, Lagomorpha, Dermoptera y Scandentia[1].

Proceso evolutivo del hombre 2021

Proceso evolutivo del hombre 2022